jueves, 15 de febrero de 2007

Sonámbulo y otras historias

Aunque a algunos nos parezca increíble, sigue habiendo gente que piensa que los tebeos no son más que evasión barata (eso está claro que es falso, de barata nada) para adolescentes inadaptados, llenos de superhombres fascistas en pijama que reparten muchos puñetazos, o de personajes infantiles de grandes narices, o de cualquier otro tópico de esos que todavía abundan tanto.
Y no me refiero a los ignorantes de siempre, sino a amantes de la literatura que posiblemente disfrutasen de los tebeos si se acercasen a ellos. Pero si esos lectores entrasen en una librería especializada en cómics, ¿qué se encontrarían? Un montón de muñequitos carísimos, cartas de Magik, toneladas de manga tipo Naruto, superhéroes, mutantes…
Porque, hay que reconocerlo, el 90% (o más) de los tebeos que se publican son basura, evasión sin contenido o cosas peores. Ojo, a mi me encanta gran parte de esa basura, porque llevo desde siempre leyendo cómics y conozco sus códigos, sé moverme entre niveles de calidad/entretenimiento, y puedo predecir con bastante acierto lo que me va a interesar y lo que no (aún así suelo cagarla y llevarme chascos).
Pero, ¿cómo hacer que ese lector virgen se acerque a una obra de narrativa gráfica de calidad, a ese 10% (o menos) que pueda engancharle y convertirle en lector de tebeos para siempre? ¿Por dónde le decimos que empiece, para que entienda las enormes posibilidades del cómic como medio artístico, y no acabe defraudado? Obviamente, depende mucho de su personalidad, sus gustos… Las opiniones que recuerdo haber leído sobre el tema proponen cosas como Maus, Píldoras Azules, Alan Moore, Sandman… pero por diversas razones (tema fantástico, muchas páginas, dibujo “experimental”) no me parecen elecciones acertadas. Yo le recomendaría para iniciarse algo de Adrian Tomine, por ejemplo este Sonámbulo y otras historias. Las virtudes que le encuentro son:
- Son historias muy cercanas a las del cuento literario o la novela, y al mismo tiempo aprovecha las posibilidades narrativas del cómic.
- Son muy cortas, se leen rápido y no comprometen a nada.
- Pueden leerlo también las chicas. Esto es importante.
- No ocurre nada sobrenatural, al contrario. Mucha gente no soporta la fantasía.
- El dibujo es limpio y claro, no es caricaturesco y armoniza bien con el texto.
- Las historias provocan sensaciones, y se quedan en la memoria.
Los únicos peros que le encuentro son:
- Su “estilo Carver” puede no ser para todos los paladares (¿pelín deprimente?)
- El blanco y negro puede restarle atractivo.
Aún así, no se me ocurre un mejor anzuelo para nuevos lectores… pero sigo dándole vueltas… y admito otras opiniones.
Como ya me he enrollado bastante, no voy a reseñar los argumentos ni el estilo, que ya lo han hecho otros mejor de lo que yo podría hacer. Así que sólo una cosa más:
Mis historias favoritas: Avenida Eco, El hilo conductor, Supermercado, Rehenes, Dylan & Donovan, Ojos color avellana.

5 comentarios:

El lector de comics dijo...

Cuanta razón tienes... se infravaloran demasiado los comics ... y la verdad es que muchos de ellos están a un gran nivel. saludos.

Redwine dijo...

¡M-m-mi p-p-primer comentario invitado! Qué emoción... y qué vértigo que este blog haya dejado de ser clandestino... si aún estoy en fase beta...
Pues bienvenido, y muy bueno tu análisis de Sonámbulo.

Jorge Duarte dijo...

Antes que nada, enhorabuena por tu recien estrenado blog, sin duda una referencia a seguir.
Llendo con el tema del post, yo propondría algunas alternativas más:
-El almanaque de mi padre
-Stuck Rubber Baby
-La mala gente
Se me hace dificil imaginar a un buen lector de literatura que pudiera ponerle algun reparo a ninguna de estas obras.

Redwine dijo...

Bienvenido, Jorge, lo cierto es que tu blog me sirvió de inspiración y estímulo a la hora de lanzarme a intentarlo yo. En cuanto ponga enlaces, ahí estará la vida en viñetas.
De los cómics que mencionas, para mi vergüenza, no he leído ninguno. La Mala Gente me tira para atrás por tratar de política (he acabado Partida de Caza hace poco y me he saturado de momento).
El Almanaque ya me lo han recomendado mucho y le tengo ganas, pero estoy entre éste y El Árbol que da Sombra, ¿cuál leerías primero?
Y Stuck... también me llama, pero hay tantísimo pendiente de compra, ya sabes...

Jorge Duarte dijo...

La mala gente es evidentemente político, pero por encima de todo es muy bueno. Creo que deberías intentarlo. Entre El almanaque o El árbol, bueno, teniendo en cuenta que el primero es una de mis grandes debilidades y que el segundo, aunque me he gastado el dinero, aun no lo he leído, teniendo todo esto encuenta, en fin... tu mismo.